viernes, 29 de mayo de 2009

ARTE ROMANO (s. V a. Cto.-s. IV d. Cto.): ESCULTURA ROMANA: EL RETRATO

La escultura en Roma sigue los modelos de la escultura griega, y de hecho los escultores que trabajan en Roma son en su mayoría griegos. Realizan numerosas copias de clásicos griegos, y gracias a ello conocemos hoy la escultura de la Grecia Clásica.

La escultura es tanto de relieve como de bulto redondo, destacando como propio de Roma el retrato, que recibe influencia del retrato helenístico. El relieve se dedica principalmente a temas históricos y religiosos.

En cuanto a la temática ya no se interesan tanto por el panteón de dioses, ya que el romano tiene el culto dentro de su propia casa más que en el templo, los dioses lares se representan por pequeñas figuritas, y por ello la gran escultura se dedica para retratar a los grandes personajes de la República y del Imperio.


Pueden ser de cuerpo entero o bustos y el material es mármol en su mayor parte y en ocasiones bronce, utilizando el método de la cera perdida. En cuanto a la técnica es depurada, ya que usaron el trépano para las labores más profundas.

Los autores son anónimos en su mayor parte ya que lo que interesa destacas es al retratado, y su estilo ya no es tan idealizado como en la Grecia Clásica, ya que representan lo que ven, y en ocasiones reflejan lo psicológico.

Hay varios tipos de retratos:

- Bustos: muy comunes desde época republicana, donde las familias tenían colecciones de retratos de antepasados, normalmente sacados de las mascarillas funerarias realizadas en yeso y que en muchas ocasiones se pasaban a cera o mármol que se pintaba en una primera época, más tarde se tallaba la pupila y el iris de los ojos para hacerlas más vivas cuando se dejó de pintarlas.

- De pie, en los que el personaje puede aparecer con coraza (toracatos) o con toga (togatos).

- Tumbado o sedente: de clara influencia etrusca y más propio del retrato femenino.

- Ecuestre: propio de la figura imperial en el Alto Imperio, aunque durante el Bajo Imperio algunos personajes importantes también lo utilizaron.

EL RETRATO REPUBLICANO

El Retrato Republicano, pueden ser un busto corto, triangular, en el que no asoma el vestido. El pelo es corto, muy plano de talla, casi sin peinar o calvos. Las mujeres aparecen retratadas con raya en medio y el pelo hacia atrás, muy idealizado. Destacan los retratos de Livia, la esposa de Augusto.



"Retrato de Julio César" s. I a. Cto.



"Retrato de Cicerón" s. I a. Cto.



"Retrato de Pompeyo" s. I a. Cto.



Esculturas de senadores portando en sus manos los retratos de aquellas personas que les ayudaron a llegar al Senado o de sus hijos (imágines maiorum).

"Retrato de Lucius Junius Brutus" (Brutus Barberini), siglo I a. Cto.



Hay mucho idealismo helenístico todavía en el retrato.

EL RETRATO IMPERIAL

El Retrato Imperial se utiliza para resaltar los poderes del emperador. En el siglo I los emperadores aparecen con el pelo rizado y sin barba. También las mujeres de los emperadores podían aparecer casi divinizadas, es el caso de Livia, la esposa de Augusto. Los cabellos se exageran en el caso del retrato femenino.


- El emperador como CÓNSUL CUM IMPERIO, llevan el manto consular y levantan el brazo en señal de arenga. Con uniforme militar.

"El Emperador Augusto de Prima Porta" (Mármol, Musei Vaticani) es la imagen que lo representa de jefe militar o Cónsul Cum Imperio, en postura de arengar. Una imagen de eros en la zona inferior indica su origen divino.



Se trata de una copia de h. 14 d. C. de un original del 20 a. Cto. Hallada en Prima Porta (norte de Roma) en la Villa ad Gallinas Albas, propiedad de Livia, esposa de Augusto y su sacerdotisa tras morir y ser divinizado.

El princeps arenga a la multitud con gesto de orador y solemnidad magistral. Sus pies descalzos indican que se encuentra ya en el Olimpo, lo que hace pensar que se trate de la estatua de culto del lugar donde se halló.



La obra aúna la mejor tradición ática en su estudio anatómico, y la retratística romana.




En el centro de la coraza se representa la devolución, en 20 a. C., de unas insignias romanas tomadas en batallas anteriores por Fraates IV, rey de los partos. Un personaje (Marte o seguramente Tiberio, que fue el que recogió las insignias en la realidad) acude junto con la Loba Capitolina a la presencia de Fraates. Arriba, el Sol surge del Cielo (con manto), precedido de la Aurora y el Rocío (o la Luna y la Aurora). A los lados, dos provincias conquistadas se entristecen (Germania o Hispania a la izquierda y Galia a la derecha). Abajo, entre Apolo y Diana, la Tierra fecunda (Tellus) alimenta a dos niños.

- El emperador como PRETOR, administrador de justicia y legislador, aparecen con el rollo de papel en la mano. "Augusto como Pretor" Museo del Louvre, París.



- El emperador como PONTIFEX MAXIMUS, aparecen con el manto (toga virilis) extendido por la cabeza y la patena en la mano con atributos del emperador con funciones de sumo sacerdote.

"Augusto de la Vía Labicana", representado como sacerdote con el manto sobre la cabeza y la toga (togata). Mide 2,07 m. de altura. Se encuentra en el Museo Nazionale Romano di Palazzo Massimo alle Terme de Roma.




- El emperador como HÉROE o DIOS, aparece semidesnudo y con la corona de laurel, que será luego la forma de representarlo divinizado. En ocasiones se le identifica con una divinidad en concreto.

"Claudio" (s. I d. Cto), Museos Vaticanos. Con corona vegetal y semidesnudo.



"Adriano como Zeus" s. II d. Cto.



"Commodo" (s. II d. Cto.), aparece representado como Hércules, cubierto con piel de león y ostenta una maza. Ya se marcan iris y pupila. Se representa la figura hasta el vientre.



- ESCULTURA ECUESTRE: Aparece en el siglo II d. Cto. bajo el imperio de Marco Aurelio.

"Marco Aurelio a caballo", s. II d. Cto. en la Plaza del Capitolio de Roma. No es la primera de la historia (ya que se encontró una anterior en Pompeya), pero inspirará a muchas otras posteriores del Renacimiento y el Barroco. Realizada con la técnica de cera perdida.



Las estatuas de los emperadores aparecen repartidas por todo el Imperio, ya que era la manera de hacerlo llegar a la población y que acataran su poder. Aparece desde época de Augusto al que gustaba ser representado siempre joven por muchos años que tuviera.

"El Emperador Adriano", s. II d. Cto. ; a partir del siglo II se generalizan las barbas y se exageran los rizos.



"El Emperador Caracalla" s. III d. Cto. 



"Estatua monumental de Constantino" s. IV d. Cto. Museo Capitolino, Roma. En época de Constantino se llegará a la representación monumental, gigantesca, pero muy simples y hieráticas, que influirán en los retratos bizantinos.


Cabe destacar en época de Adriano los retratos de su amante Antinoo, que llenarán toda la época, siendo representado como todos los dioses y que en si mismo será proclamado semidiós. Se suicidó en el Nilo para salvar al emperador de un maleficio, según unos, pero para otros se debió a que Adriano le había retirado su favor.

"Antinoo de Delfos" s. II d. Cto. Castillo de Vincennes (Francia).



"Antinoo como Osiris" s. II d. Cto. Museo de Louvre (París)



"Antinoo de la Villa Adriana", s. II d. Cto. Museo de Louvre (París)

ARTE ROMANO (s. V a. Cto.-IV d. Cto.): EL RELIEVE ROMANO

El RELIEVE se dedica principalmente para temas históricos y religiosos. Tiene un claro origen oriental, y se inspiran en los modelos áticos griegos, con técnicas helenísticas pero aportando el realismo romano.

Los temas históricos imitan los modelos egipcios, mesopotámicos y persas, y se utilizan para exaltar al emperador. Es un relieve de tipo pictórico ya que tratan de reflejas las escenas de forma realista, con ambientaciones paisajísticas y detalles. Buscan efectos de perspectiva, para lo que utilizan el relieve ático.

Se utilizan para decorar los SARCÓFAGOS, que con el tiempo pasarán de no tener decoración o retratar al difunto como en época republicana, a elaborar más las escenas que decoran el sarcófago en todos los frentes visibles, ya que el sarcófago romano suele adosarse a un muro. El material es mármol de un solo bloque. En el Bajo Imperio se llega a la mayor perfección, con escenas de tema mitológico que llenan la superficie, con técnica helenística, y separando las escenas mediante columnas. Este modelo de sarcófago pasará al mundo cristiano, que decorará con escenas de la vida de Cristo.

“Prometeo modela en barro al primer hombre” (180-190 a. Cto., Museo del Prado), fragmento de un sarcófago romano de mármol.


Sarcófago de un general romano en el que se representa una escena de batalla entre soldados romanos y las tribus germánicas en el siglo II (aprox. 190 d. C.). Palazzo Massimo alle Terme, Roma.


Este ejemplo es una obra del siglo III d.C. El motivo principal es la puerta de Hades o del más allá que aparece entreabierta. Obra de superior calidad y gran belleza que denota la calidad artística de su autor, extraordinario escultor y retratista del arte pagano. Apareció en la Huerta de San Rafael del Brillante de Córdoba.



El RELIEVE RELIGIOSO E HISTÓRICO puede ir unido también al culto imperial, es el caso del "Ara Pacis Augustae" (13-9 a. Cto.), que es una construcción cúbica que alberga un altar de ofrendas. Tiene una puerta adintelada que accede a un pequeño receptáculo con un podium sobre el que se encuentra el altar. A este podium se accede por dos escaleras laterales.


Todos los muros aparecen cuajados de bajorrelieves procesionales, guirnaldas de flores y divinidades. Fue realizado por orden de Augusto para agradecer sus victorias a los dioses. Conmemora la etapa de paz iniciada tras las victorias del Emperador Octavio Augusto.


Los relieves también decoran los arcos de triunfo y las columnas conmemorativas.

- "Arco de Tito" (s. I d. Cto.), que refleja la entrada de Tito en Jerusalem y el expolio del templo, es un relieve barroco. A diferencia de otros arcos de triunfo como el Arco de Constantino, los relieves se concentran en las enjutas donde aparecen las Victorias que se dirigen a la clave, que destaca sobre el resto del arco. El entablamento está formado por un arquitrabe a tres bandas, un friso que representa el desfile triunfal de las legiones romanas en Jerusalén y una cornisa que soporta el ático. El intradós está decorado con casetones y a ambos lados hay representaciones de la entrada de Tito en Jerusalén, honrado por los soldados que llevan el candelabro de siete brazos.



- "Columna Trajana" (s. II d. Cto.). Fue erigida entre 107 y 134. Es de orden dórico, tiene una altura de 100 pies romanos, unos 40 metros; contiene 18 tambores de 1.5 metros de alto por 3.5 de diámetro y una escalera interior en espiral.


Está circundada por 200 metros de bajorrelieves en los que se relatan las victorias del emperador hasta lograr la colonización de la Dacia. Estaba coronada por una estatua de Trajano, actualmente de San Pedro.


Es el único monumento que permanece intacto de los elementos que conformaron el conjunto del foro de Trajano. El grandioso fuste está erigido sobre un pedestal cúbico que contenía el sepulcro del emperador, y en su superficie se describen a modo de epitafio, siempre esta presente en todos los bajorrelieves, aparece en más de 70 ocasiones.



El realismo es la característica de este monumento, sus relieves se consideran como los mejores ejemplares del relieve romano de carácter histórico.


Las 2.500 imágenes estaban pintadas con colores brillantes para que fueran bien visibles desde el techo de las bibliotecas, situado a media altura de la columna.


Tiene una temática más histórica que religiosa, celebrando la victoria del emperador sobre los dacios. La decoración es en forma espiral, al modo de un cómic en orden cronológico. Obra de muchos escultores que consiguen unidad estilística. En algunos casos hay jerarquización, ya que el emperador aparece de mayor tamaño o se le coloca sobre un estrado. Utiliza perspectiva caballera (amontonamiento de figuras en diferentes planos pero sin variar su tamaño.



- "Columna de Marco Aurelio" (s. II d. Cto). Fue erigida entre 180 y 196. Inspirada en la Columna Trajana, en la columna se conmemoran las victorias de la Guerra Germánica (171-172) y de la Sarmántica (173-175).


En esta columna las figuras de los bajorrelieves son más alargadas y abultadas. Mide 100 pies de altura, 42 metros, y está compuesta por 27 tambores de mármol superpuestos. La base se encontraba en su origen cuatro metros por debajo del nivel del suelo.