viernes, 10 de julio de 2009

ARTE HISPANO-MUSULMÁN: ORIGENES Y ETAPAS, LA MEZQUITA

ARTE ISLÁMICO ESPAÑOL

A finales del siglo VI nace el fundador de la religión islámica, Mahoma, que pertenecía a una comunidad que no tenía especial relevancia en su época. Él se autodefinirá como profeta de Alá, que será la cabeza de una fe monoteísta y creador de una nueva religión que se extenderá de manera impresionante en muy poco tiempo, ya que está pensada para colmar las necesidades de una sociedad eminentemente comercial. La religión musulmana establece unas normas de vida que también establecen un sistema de gobierno político de tipo teocrático.

Las normas fundamentales incluyen:
- Oración cinco veces al día.
- Los viernes son el día sagrado y hay que visitar la mezquita.
- Establece un mes de ayuno: el Ramadán.
- Tienen que viajar al menos una vez en la vida a La Meca.
- Proselitismo mediante la Guerra Santa, medio de conversión.
- Libro sagrado: El Corán.

Hay que distinguir entre árabe y musulmán, los primeros son los que han nacido en Arabia y los musulmanes son los seguidores de la fe de Alá.

El año 622 Mahoma tiene que huir de la Meca y refugiarse en Medina, es el llamado año de la Égira. En Medina tiene buena acogida, y se convierte en el líder de un grupo de gentes sometidas a tiranía que le convierten en su jefe político-religioso. De esta manera se establece una forma de jefatura que permanecerá en el mundo islámico: la teocracia.

Mahoma inicia con este grupo la Guerra Santa, al tiempo que se casa con la viuda para la que trabaja. A su muerte, en el 632, ya ha quedado establecido el estado islámico, que comienza a rivalizar con el Imperio Persa y el Imperio Bizantino.

Entre el 632 y el 642 se produce una época de inestabilidad caracterizada por las luchas de poder, y hasta el 661 se suceden cuatro califas ortodoxos que habían sido compañeros y amigos de Mahoma. Éste año, el 661, se inicia la Dinastía de los Omeyas, que durará hasta el 750, y que consiguen una extensión territorial impresionante gracias a la Guerra Santa.

Los Omeyas se consideraban descendientes directos de Mahoma y su dinastía marca un momento de esplendor en el mundo islámico. Establecen la capitalidad en Damasco (Siria) abandonando Medina.

Son los iniciadores del Arte Islámico, orientado principalmente hacia el desarrollo de su religión.


Realizan “La Mezquita de Damasco” ( 707-714, Siria)


La Cúpula de la Roca” (687-692, Jerusalén). Realizada sobre las ruinas del antiguo Templo Judío de Jerusalén.


La Mezquita de Alaxa” (710, Jerusalén), entre otras obras.


En el 750 se inicia un enfrentamiento con otra familia que reivindica el poder por considerarse ellos los auténticos herederos de Mahoma, la familia Abasida. Éstos consiguen acabar con la familia de los Omeyas y toman el poder nombrando un califa de entre ellos. Esto se produce en un banquete ofrecido por Abu Abasi, al que éste invita a la familia Omeya con el fin de firmar la paz, allí aprovecha para matarlos a todos y acabar así con su dinastía. Pero un miembro de la familia Omeya consigue huir, se traslada al norte de África y al sur de España, se trata de Abderramán I, que inicia el Emirato Independiente de Bagdad con capital en Córdoba. Al parecer Abderramán I, a pesar de ser el descendiente legítimo de la dinastía, no quiere romper con el mandato de unidad exigido por el Corán y ser el causante de la división definitiva del Estado Islámico, pero de hecho actuará de manera independiente aunque no será él el que cree un segundo califato.

Los Abasidas establecen una nueva capital en Bagdad (Irak), iniciando un califato que se desarrollará en paralelo al de Córdoba.


LLEGADA A ESPAÑA

Los Omeyas habían llegado a España en el 711, aprovechando el enfrentamiento entre los visigodos para invadir la Península. En ese momento los Omeyas eran pocos, pero unidos y fuertes. Su grupo se formaba por bereberes y árabes. Su invasión de España no encuentra a penas resistencia por el declive del reino visigodo.

En el 732 el avance musulmán es detenido en la Batalla de Poitiers, y establecen la Provincia de Al-Andalus dependiente en principio del Califato de Damasco, antes de la caída de los Omeyas. Esta provincia estará gobernada por un Emir, por ello se denomina Emirato dependiente de Damasco. Pero tras el enfrentamiento con los Abasidas, Abderramán I huye de la matanza y se establece en Córdoba, creando el Emirato independiente el año 756.

A Abderramán I le suceden entre otros Abderramán II y Abderramán III, que será el que opte por establecer el Califato de Córdoba en el siglo X en abierta rebelión contra el califa de Bagdad, ya que la ley islámica establecía que sólo podía haber un califa o dirigente religioso para todos los musulmanes. Su ejemplo será seguido por otros como el Califato Fatimí en el Norte de África, iniciándose la desmembración del mundo Islámico.

A Abderramán III le sucede Alhaquén II, tras cuyo reinado se produce una crisis que solo tendrá momentos de tranquilidad como con Almanzor, que se hace con el poder tras secuestrar al califa. Pero será tras la muerte de Almanzor cuando se produzca el declive total del Califato, en el año 1031, en que los aristócratas cordobeses toman el poder y acaban con el Califato.

Se inicia así el periodo de Reinos de Taifas, en la que se divide el territorio hispano-musulmán en varios reinos independientes.

El mundo musulmán no tiene tradición artística, lo irán tomando de los pueblos que vayan conquistando, por ello su arte muestra gran variedad.


ETAPAS DEL ARTE HISPANO MUSULMÁN

- Arte Califal, s. VIII-XI

- Reinos de Taifas, s. XI

- Arte Almoravide, s. XI-XII

- Arte Almohade, s. XII-XIII

- Arte Nazarí, 1212-1492

ARQUITECTURA RELIGIOSA

La Mezquita es la construcción principal de la arquitectura islámica. En ella el propio dirigente político-religioso dirige la oración: hace las lecturas del Corán, recita frases del Profeta y comunica a los fieles las decisiones de tipo político, social y económico.

Básicamente la Mezquita se caracteriza por:


- Tiene límites cuadrados o rectangulares y con muros de delimitación.
- Pueden tener contrafuertes.
- Tienen un patio (Sahn) en el que se coloca una fuente para abluciones (Sabil). A veces se prohíbe el usar la fuente por salubridad y deben lavarse en otro lugar antes de entrar a la mezquita.
- El patio puede estar porticado o no.
- Haram o recinto sagrado donde los fieles entran para escuchar el sermón. El haram puede estar organizado con diferente disposición.
- Uno de los muros del haram es fundamental, aquel que está orientado a la Meca, y que se denomina “Muro de la Quibla”.
- El haram se organiza mediante arquerías que forman naves bien paralelas o bien perpendiculares al muro de la Quibla.
- En el centro del muro de la Quibla se coloca un nicho, que marcaba y distinguía éste muro del resto de los muros de la mezquita, este nicho se denomina Mirab, que simboliza el lugar que ocupaba Mahoma en su casa para orar. La casa de Mahoma también fue convertida en mezquita.

- Delante del mirab se sitúa el almimbar o mimbar, que imita el púlpito de las iglesias cristianas, puede ser fijo (mármol) o móvil (madera) y era el lugar desde donde se hacía la lectura.
- Muchas veces esta zona frente al mirab se decoraba de una forma especial, llamándose maxura, a veces está sobredecorada.
- Las mezquitas se diseñan siempre con la vista puesta en su posible ampliación, aunque es raro que se toque el muro de la quibla, pero en ocasiones también se hace.

- En el exterior se pone una torre llamada alminar o minarete, puede ser exenta o estar en el interior del patio de la mezquita. Está destinada a la llamada de los fieles a la oración, labor del almuédano, y su base puede ser cuadrangular o circular. Hasta su aparición los almuédanos se subían al tejado de la mezquitas a hacer el llamamiento, con el tiempo se inició la construcción de los minaretes. Los minaretes sirven también para marcar a los fieles el lugar de oración en la ciudad.

ARTE HISPANO-MUSULMÁN: ARTE CALIFAL (s. VIII-XI), LA MEZQUITA DE CÓRDOBA

La Mezquita de Córdoba”, iniciada bajo el Emirato Independiente como lugar de oración para los fieles musulmanes de Córdoba, a partir del establecimiento del Califato de Córdoba con Abderramán III se convierte en Mezquita Alhama (en la que reza el califa), en ella el propio califa dirige la oración: hace las lecturas del Corán, recita frases del Profeta y comunica a los fieles las decisiones de tipo político, social y económico.


Es una de las que mejor se conseva. La inicia Abderramán I ya que hasta entonces los musulmanes habían usado iglesias cristianas para realizar la oración, como la “Iglesia de San Vicente” sobre la que construirán ésta mezquita.


Los musulmanes “compran” a los cristianos la Iglesia y la tiran para construir la mezquita.


Las puertas de acceso se encuentran en el muro este de la Mezquita, justo en el lado contrario de la última ampliación, la de Almanzor. Cada puerta se corresponde en fecha con la ampliación correspondiente, muchas fueron reformadas posteriormente, por ello presentan aspectos góticos.


Podemos distinguir varias etapas en la construcción de la Mezquita de Córdoba:

1º.- Mezquita de Abderramán I (784)

Su construcción fue muy rápida ya que los arquitectos utilizaron materiales de otras obras, ya que a medida que se construía la mezquita se derribaban las iglesias, esto da gran variedad de columnas, capiteles y basamentos, algunos de ellos de diferente tamaño. Para salvar las diferencias de altura se colocaban molduras.


Se realiza con 11 naves y 12 tramos de arquerías en el Haram, reutilizando columnas de otros edificios para sostener las arquerías. Los tramos de arquerías son dobles, sobre el arco inferior de herradura que hace labor de arco de entibo al repartir las fuerzas para sostener la cubierta, se coloca otro de medio punto que se sustenta sobre un pilar y sobre éste arco va la cubierta plana.


Probablemente el arco de herradura lo toman de Roma o de los visigodos. El colorido o bicromía de los arcos se consigue alternando dovelas de ladrillo y piedra, lo que se mantendrá en todas las ampliaciones, aunque en algunos casos se pinta. La alternancia de dovelas ya era algo utilizado en Roma, en Hispania tenemos concretamente el ejemplo del “Acueducto de los Milagros” de Mérida.


Una novedad original de la Mezquita es la superposición de pilar sobre columna, lo que se consigue empequeñeciendo la base del pilar mediante modillones de lóbulos o rollos que lo van adaptando a la forma del capitel.

A esta construcción le corresponde la “Puerta de San Esteban”, es la más importante de la Mezquita, hoy está muy deteriorada pero sirve de modelo a las demás.


Dada la mala calidad de la piedra se reconstruyó el año 855, en época de Mohamed I.



Se trata de una puerta con tres calles y dos cuerpos. Los laterales son unos nichos ciegos enmarcados por arcos mixtilíneos y encima tenían ventanas con celosías al estilo visigodo rodeadas de decoración.


La puerta central es adintelada enmarcada en un arco herradura muy cerrado. Alterna las dovelas decoradas, marca mucho el alfiz que es el más antiguo de la Mezquita. Sobre ella también hay ventanas, hoy cegadas.

2º.- “Mezquita de Abderramán II” (s. IX)

Amplía la Mezquita al quedarse pequeña, para lo que tira el muro de la Quibla. Amplía 8 tramos más las 11 naves de la construcción.


Introduce como novedad la realización de capiteles originales, ya que posee un taller escultórico propio, aunque sigue reutilizando algunas columnas.

3º.- “Mezquita de Abderramán III” (929, s. X)

Fundador del Califato, la Mezquita se convierte en Mezquita Alhama en el 929, año en el que se nombra Califa.


Se limita a ampliar el patio, organizándolo con pórticos y reforzando la fachada de entrada.



También construye el alminar o minarete.


Una de las grandes aportaciones fue "La Puerta del Perdón", que da acceso al patio.


4º.- “Mezquita de Alhaquén II” (s. X)

Amplía la Mezquita hacia el sur el año 965, prolongándola 12 tramos más, para lo que vuelve a tirar el muro de la quibla.

La nave central se decora con el mirab y también realiza una zona acotada y sobredecorada que hoy es la “Capilla de Villaviciosa” o del “Lucernario”, cubriéndola con una cúpula que da mucha luminosidad a esta zona.


La capilla de Villaviciosa está cubierta por una bóveda de crucería califal, así como la zona del mirab.


En el mirab y la maxura se concentra la mayor riqueza de la Mezquita de Córdoba, introduciendo gran cantidad de recursos novedosos.


En ésta ampliación se rompe con la unidad de los tipos de arco, ya que realiza arcos lobulados (trilobulados, pentalobulados y polilobulados). Estos arcos se usan para acotar la maxura y la “Capilla de Villaviciosa”, al tiempo que sirve de sustento a las cubiertas especiales: la bóveda califal. Estos arcos se recubren con placas de colores.


La bóveda del mirab se decoraba con mosaicos vegetales, geométricos y epigráficos, denominado “ataurique”. Tiene forma de concha o velera y está realizada en yeso lo que aligera su peso. Las bóvedas laterales del mirab no tienen decoración de mosaico.


El mirab se abre a las naves por un gran arco de herradura enmarcado en alfiz y asentado sobre columnas, aprovechadas del mirab de Abderramán I. Sobre el alfiz hay una serie de arcos lobulados muy decorados, realizados en mármol con motivos de ataurique. Este tipo de decoración ya había sido utilizada en el “Palacio de Medina Azahara” en época de Abderramán III.


Alrededor del alfiz se ponen inscripciones epigráficas con versos del Corán.


La “Puerta de Alhaquén II” tiene también tres calles y dos cuerpos, como la de Abderramán I. La puerta central es adintelada enmarcada en arco herradura, con alfiz y ventanillas de arcos de herradura entrelazados en el segundo cuerpo.


En los laterales tiene ventanas cubiertas con celosías sobre las que coloca arcos polilobulados.

5º.- “Mezquita de Almanzor” (s. XI)

Hace la ampliación en el lateral para no tirar el muro de la quibla.


No añade novedades, sigue el modelo de arco herradura sobre el que se coloca arco de medio punto.

Visita virtual a la Mezquita de Córdoba:

Palacio de Medina Azahara” (Córdoba) de época de Abderramán III.


Tardó 40 años en construirlo, será destruido en el siglo XI durante la invasión almorávide.


Su función era cortesana y administrativa.


Estaba profusamente decorado con mosaicos, alabastro, piedras y oro.


Destaca el “Gran Salón de Abderramán III”, que realiza las pilastras y columnas en sus talleres y decora todo con ataurique. En su momento fue una de las grandes construcciones monumentales.