domingo, 9 de mayo de 2010

PINTURA GÓTICA FLAMENCA: GERARD DAVID

GERARD DAVID (hacia 1460, Oudewater, Holanda; 1523, Brujas, Bélgica). Pintor holandés que se convirtió en el último de los grandes maestros de la escuela de Brujas enmarcada en el Gótico Flamenco. David se formó probablemente en Haarlem, seguramente bajo la dirección de Albert van Ouwater; y se incorporó a la cofradía de San Lucas en Brujas en 1484 de la que se convirtió en decano en 1501. No hay duda que una de las grandes influencias que recibió fue de los hermanos Van Eyck, pero también debió conocer a Van der Weyden, Van der Goes y Memling. A pesar de tratarse de un autor tardío dentro de la escuela flamenca, su estilo se identifica más con el de los artistas flamencos más primitivos, lo que para algunos era un intento de continuar con la tradición original mientras que otros lo achacan a falta de originalidad. Lo cierto es que en la última etapa de su obra se aprecia una clara influencia de la pintura italiana renacentista que puede deberse a los intercambios comerciales de Brujas con Italia.

Destaca por su dominio del color y del retrato, en el que destacan sus figuras hieráticas y rígidas pero llenas de majestuosidad, así como la realización de miniaturas. No sería extraño que para la realización de los rostros de los personajes de sus pinturas utilizara gentes de su entorno. Pero es en el paisaje en el que muestra mayor maestría, siendo inspirador de los grandes paisajistas flamencos y holandeses de siglos posteriores.

Trabaja con óleo sobre tabla, destacando sus grandes retablos.

Cristo clavado en la Cruz” (1480-1485, National Gallery, Londres). Se trata de una de las primeras pinturas de David que sigue los modelos de los primitivos pintores flamencos. Gusta de los detalles y del colorido, pero aún no ha conseguido madurez a la hora de representar el cuerpo humano.



La disputa de Pilatos con el Sumo Sacerdote y María y San Juan en el Gólgota” (1480-1485, Koninklijk Museum voor Schone Kunsten, Amberes). Se trata de los paneles laterales del Cristo Clavado en la Cruz.



Crucifixión” (hacia 1490, Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid) . Vemos en esta pintura la influencia de Van Eyck y Van der Weyden, así como la manera tradicional de representar la crucifixión en el pintura flamenca, con la imagen de María, San Juan y las mujeres a la izquierda y los sacerdotes de la sinagoga a la derecha.


El Descendimiento” (¿?,National Gallery, Londres)


La Piedad” (¿?,University Art Museum, University of California, Santa Barbara, USA). Se trata de un tema muy representado por David, y al mismo tiempo será de los que más influya en su entorno. Lo cierto es que se trata de un ejemplo en el que vemos con claridad la influencia de Memling y Van der Goes. La escena de la Virgen sosteniendo el cuerpo de Cristo junto con la Magdalena y San Juan, hace de eje. A su derecha una montaña de roca en la que se abre el sepulcro que José de Arimatea puso al servicio de los apóstoles para enterrar el cuerpo de Cristo, a la entrada se encuentra dicho personaje vestido de forma exótica y con turbante, mientras que Nicodemo aparece asomado en la puerta. A la izquierda el Calvario que se eleva sobre el fondo que representa la ciudad de Jerusalén. David ha evolucionado en su manera de representar el cuerpo, ya es más maduro, aunque las figuras centrales parecen tomadas de la representación que hizo Memling del mismo tema. El paisaje es propio de la zona de Brujas.


María y el Niño con ángeles músicos” (¿?,Öffentliche Kunstsammlung, Basilea, Suiza). Una de las representaciones de la Virgen que hicieron popular a David. Encontraremos que la temática Mariana era una de sus preferidas.


Retablo de San Miguel” (¿?, Kunsthistorisches Museum, Viena). Se trata de la tabla central de un pequeño tríptico que representa la lucha de San Miguel Arcángel contra el Diablo. Las tablas laterales muestran a San Jerónimo y a San Antonio de Padua sobre un fondo de paisaje.


La Natividad” (1490, Museo de Bellas Artes de Budapest, Hungría). Es una de las pinturas que más entronca con el estilo primitivo de los flamencos. La imagen del niño desnudo reposando en el manto de su madre directamente sobre el suelo, los dos pastores acercándose tímidamente para adorarle, los dos pequeños ángeles de rodillas junto al niño, un anciano San José apoyándose en su báculo, el amplio paisaje tomado de la campiña flamenca abriéndose tras la escena. Tras el muro de las ruinas aparece el rostro de un personaje que muchos identifican con un autorretrato del autor aunque para otros sería el joven pastor de segundo plano. La figura de la Virgen parece tomada de las representaciones de Van der Weyden.


La Virgen y el Niño” (1490, Staatliche Museen, Berlín). Una de las representaciones de la Virgen de la Leche realizadas por David. Al fondo se abre la ciudad de Brujas, y se ve un campo de trigo crecido y a un campesino, que hace referencia a una historia muy repetida en la Edad Media respecto a un milagro que aconteció a un campesino que tuvo un encuentro con la Virgen y el Niño en su huída a Egipto, su cosecha de trigo creció milagrosamente por la noche, lo que hizo pensar a los soldados de Herodes que era imposible que la Sagrada Familia hubiera pasado por allí.


Tríptico de la familia Sedano” (1495, Museo de Louvre, París) Juan de Sedano era un mercader de Castilla que encargó éste tríptico a Gerard David. Las tablas laterales cuando se cierran muestran las imágenes de Adán y Eva, el pecado original, pero en la tabla central, en contraposición, muestra la imagen de la Virgen y el Niño con ángeles cantores, simbolizando el Reino de Dios. El paisaje del fondo se continúa en las tablas laterales en las que aparecen los donantes con su hijo y San Juan Bautista y San Juan Evangelista.


El Juicio de Cambisses” (1498, Groeninge Museum, Bruges). Se trata de uno de los encargos que le realizó el Ayuntamiento de Brujas. Es un díptico de gran tamaño y representa un relato de Herodoto: El juez Sisamnes, culpable de prevaricación, fue detenido por Cambisses, rey de Persia, que lo juzga y condena a ser desollado vivo. La representación nos muestra la escena con toda su crudeza ya que es el medio utilizado en la época para avisar de los peligros de la corrupción.


El panel izquierdo muestra el juicio de Cambisses a Sisamnes.


El panel derecho muestra la muerte de Sisamnes.



Adoración de los Magos” (?, Alte Pinakothek, Munich)


Adoración de los Magos” (1500, Real Museo de Bellas Artes de Bruselas). Ubica la escena en las ruinas de un palacio. Los magos se representan ya de una forma que se convertirá en tradicional en la pintura europea: simbolizan las tres edades del hombre (juventud, madurez y ancianidad), así como los tres continentes conocidos (Europa, Asia y África). Representa a San José como un hombre anciano, al igual que se venía haciendo tradicionalmente siguiendo las narraciones apócrifas. El simbolismo lo encontramos en el palacio en ruinas en el que se ubica la escena, que puede referirnos al palacio del Rey David o a la caída sinagoga. Algunos han querido ver en el personaje situado a la izquierda y que mira al espectador un autorretrato de Gerard David.


Las Bodas de Caná” (1500, Museo de Louvre, París) Como la mayoría de los pintores flamencos, David se nos muestra como maestro del bodegón, en el estudio de las viandas y los objetos de la mesa. Los comensales aparecen con vestidos del siglo XV (atemporalidad). A diferencia de otras representaciones de esta escena, que era muy del gusto de la época, David la envuelve de un ambiente de opulencia. A la izquierda abre un pórtico con columnas que muestra una ciudad plenamente gótica. En primer plano los donantes de rodillas sobre un suelo enlosado que permite el estudio ligero de la perspectiva, así como la mesa.



Tríptico de Jan Des Trompes” (1505, Groeninge Museum, Brujas) Una de las que se consideran obras maestras de David, en las que se observa con claridad la influencia de Memling y Van der Goes.



La tabla central muestra el bautismo de Cristo, envuelto en un ambiente de paz y equilibrio que es propia de los primitivos flamencos a los que David se encuentra muy entroncado, al fondo aparece una segunda escena de Cristo predicando. Cristo se encuentra en el eje central de la obra correspondiéndose en línea con la imagen del Espíritu Santo y Dios Padre, pintado frontalmente y con cierta inexpresividad, su cuerpo destaca sobre el resto por la luminosidad de su desnudez. David realiza con realismo el reflejo de su cuerpo en el agua que forma ondas a su alrededor. Junto a Él aparece el Bautista arrodillado, portando el manto rojo de pasión (moriría mártir poco después en manos de Herodes). Al fondo se abre, como de costumbre, la ciudad de Brujas. La otra figura que aparece observando de cerca la escena se identifica con un ángel vestido con la capa pluvial.


Las hojas laterales muestran a los donantes, Jan des Trompes tesorero de la ciudad de Brujas junto a su hijo, y su segunda esposa con sus hijas acompañados por sus santos patronos, San Juan Evangelista y Santa Catalina.


El exterior de las hojas laterales muestran una escena de la Virgen con el Niño y la primera esposa del donante con su santa patrona, Santa Isabel.


La Virgen y el Niño con cuatro ángeles” (1505, Metropolitan Museum of Art, New York) Pintado para el Monasterio Cartujo de Genadendal. Parece tomado directamente de una obra de Van Eyck.


Las bodas místicas de Santa Catalina” (1505-1510, National Gallery, Londres) Como en la mayoría de las obras de David de ésta época, este cuadro nos muestra una clara influencia de la pintura italiana. Estudia la perspectiva de la forma usual y llena el conjunto de detalles, aunque el conjunto es homogéneo. La influencia de Van Eyck es evidente en la figura de María, mientras que los rostros femeninos son herencia de Hans Memling. Santa Catalina aparece a la izquierda tendiendo su mano hacia Cristo Niño que coloca un anillo en su dedo. Las figuras de los donantes aparecen como ajenas a la escena, enfrascadas en la lectura o la meditación. Al fondo se abre un paisaje urbano de la ciudad de Brujas.


Tríptico de la Natividad” (1505-1515, Metropolitan Museum of Art, New York), David representa a la Sagrada Familia con un estilo muy italianizante, el Niño ya no reposa en el suelo, sino sobre el pesebre, las representaciones de las figuras tienen un mayor volumen y realismo. La imagen de San José ya no es la de un anciano, aunque sigue representando el coro de ángeles al estilo flamenco, en tamaño más reducido. El portal sigue siendo las ruinas de un palacio, con el simbolismo del que ya hablamos.



Escenas de bosque” (1505-1515, Rijksmuseum, Ámsterdam) Se trata de las escenas que decoraban las hojas exteriores del Tríptico de la Natividad que se encuentra en Nueva York, Gerard David inicia una tradición muy extendida entre los pintores holandeses de los siglos posteriores y que se centra en el paisajismo.



La Anunciación” (1506, Metropolitan Museum of Art, New York) Vemos la tabla que representa al ángel de la Anunciación. Realiza un tímido estudio de la perspectiva en las baldosas del suelo.



La Virgen entre las Vírgenes” (1509, Museo de Bellas Artes de Rouen) Se trata de un encargo realizado por el Convento de Carmelitas de Brujas y decoraba su altar mayor.



El descanso en la Huída a Egipto” (1510, National Gallery of Art, Washington) Se trata de una de las múltiples versiones que realizó de este mismo tema. Muestra su maestría con el color, con dominio de las tonalidades azules que fueron muy de su gusto en la última etapa de su obra.


Descanso en la Huída a Egipto” (1515, Museo del Prado, Madrid) Es uno de los ejemplos en los que mejor podemos observar un estilo italianizante, lo que no descarta la posibilidad de que David conociera la obra de Leonardo, ya que aplica el esfumato en la superficie. Superpone la escena de María dando de mamar a su hijo sobre la escena entre los árboles de la Sagrada Familia camino de Egipto. El conjunto muestra su dominio del paisaje y los detalles, un paisaje que se identifica con el de los campos de Brujas. Introduce el estudio de las veladuras en el niño, que aparece envuelto en uno. La utilización de tonos oscuros y claros permite resaltar el rostro de María, a la que se dirigen todas las miradas.



Crucifixión” (1515, Staatliche Museen, Berlín) La influencia de Van Eyck la encontramos en la posición oblicua de la Cruz, la vestimenta de los soldados romanos y los detalles.


La Transfiguración del Señor” (1520, O.L. Vrouwekerk, Brujas) Realizado por encargo de Anselmus de Boodt y su esposa Johanna Voet que aparecen representados en las hojas laterales. Solo la tabla central es de Gerard David, las hojas laterales fueron realizadas por Pieter Pourbus en 1573. Como originalidad, las figuras de Moisés y Elías aparecen entre las nubes, sin llegar a posarse sobre el Monte Tabor. El eje central lo forma la majestuosa figura de Cristo vestido con una túnica blanca, se trata de una representación frontal y muy hierática, sobre Él aparece la imagen de Dios Padre envuelto en una nube y coronado en majestad.


La Virgen de las Sopas de Leche” (1515, Aurora Trust, New York). El autor realizó varias copias de este tema siguiendo la misma composición y variando los detalles. Una ventana al fondo nos permite contemplar el paisaje de Brujas. Se trata de una representación simbólica de la Madre alimentando a su Hijo: la Iglesia que alimenta a los Creyentes, María que sustenta a la Iglesia, etc. Y que podía ser representada de esta manera o con la imagen de María amamantando a Cristo. El pan sobre la mesa y la jarra al fondo simbolizan la Eucaristía, el libro junto a la ventana simboliza la Palabra de Dios, la manzana el símbolo del Pecado Original del que Cristo nos liberó. Son llamadas a la devoción privada, ya que estas representaciones se realizaban por encargo para uso familiar. Nos han llegado otras 3 copias de esta obra, una en Bruselas, otra en San Diego (California) y otra en Génova. Algunas de ellas serían realizadas por sus asistentes, pero siempre siguiendo las pautas del maestro.


La Virgen de las Sopas de Leche” (1520, Real Museo de Bellas Artes de Bruselas)