jueves, 24 de noviembre de 2011

ESCULTURA RENACENTISTA ITALIANA DEL QUATTROCENTO: GHIBERTI



Autorretrato en uno de los clípeos de la Puerta del Paraíso de la Catedral de Florencia


Lorenzo di Bartolo Ghiberti (Florencia, 1378-Florencia, 1455) era un escultor, arquitecto y teórico del arte renacentista. Adquirió fama al ganar el concurso para realizar las segundas puertas del Baptisterio de la Catedral de Florencia en 1401, en el que derrotó a artistas como Brunelleschi y Jacopo della Quercia. Esto le permitió trabajar durante una larga temporada y el resultado le supuso convertirse en el escultor más famoso de Florencia. La puerta principal del Baptisterio, la puerta sur, había sido realizada por Andrea Pisano en 1330.

Plasma su obra y sus puntos de vista sobre el arte en el libro “Il Commentarii” (1447-1448).

Destaca como escultor en bronce, sobre todo de relieves aunque tiene obras en bulto redondo.

Para el concurso de la “Puerta del Paraíso” del Baptisterio de Florencia se debía realizar una representación de “El Sacrificio de Isaac” que él realiza en formato mixtilíneo (mezcla de ejes de varios tipos en la composición) que era la tradición medieval en la forma de encuadre de las escenas. Pero ya muestra en esta obra sus intereses a la hora de representar que son una novedad y que desembocarán en el pleno Renacimiento: el estudio del canon de las figuras, la libertad compositiva y la distribución esquemática.

Suele modelar alto-relieves para proyectar más el espacio y jugar con el claro-oscuro. Con el tiempo realizará estos alto-relieves en diferentes planos buscando la perspectiva, lo que se denomina Relieve Pictórico. Con el tiempo irá añadiendo mayor ambientación a las escenas.

“El Sacrificio de Isaac (Bronce, 1401, Museo Nazionale del Bargello, Florencia). Parte de una composición que es propia del Gótico, el formato mixtilíneo del marco. Pero la realización de la escena: el cánon, la libertad compositiva y la distribución esquemática de las figuras son propias del autor, ya con un pie en el Renacimiento. Sobre un fondo liso destaca el alto-relieve que juega con la luz y las sombras.




Puerta Norte del Baptisterio de la Catedral de Florencia (1403-1424), estructurada en molduras cuadradas separadas por cenefas y en los cruces de las cenefas coloca clípeos con cabezas de sibilas y profetas. Las placas muestran 20 escenas de la vida de Cristo, lo que rompe con el plan original de dedicar las puertas al Antiguo Testamento, y 4 tallas de evangelistas y 4 de padres de la Iglesia. La lectura de las puertas va de abajo a arriba y de izquierda a derecha. Cada escena se enmarca en en marco mixtilíneo o cuatrifolio y el autor utilizará el bajo-medio-alto relieve de influencia neo-ática. Busca con ello dar perspectiva, en algunos hace ambientación y otros los deja con fondo liso. Cuida mucho la composición, el orden de las figuras aunque en algunas hay un cierto desequilibrio en la distribución. La decoración vegetal es minuciosa, preocupándose por los detalles como la colocación de aves entre las flores. Coloca un eje principal alrededor del cual gira la escena.



Escenas en la puerta norte (Lorenzo Ghiberti):




1. Anunciación, sitúa a la Virgen dentro de un ambiente arquitectónico renacentista, un templete abovedado con cornisa. La Virgen hace contraposto con su cuerpo imitando los modelos góticos de Simone Martini. El movimiento del ángel contrasta con el de la Virgen. Los pliegues de los vestidos se ajustan a las figuras buscando un tímido estudio anatómico no perfecto, pero sí con volumen. Sobre la escena aparece la imagen de Dios Padre enviando al Espíritu.




2. Natividad y Anuncio a los pastores. Aúna las dos escenas en un relieve. La Virgen aparece recortada de forma elegante mirando al niño, debajo el buey y la mula. San José aparece arrinconado cerrando la escena a la derecha. De forma yuxtapuesta aparece el anuncio a los pastores mirando al ángel que aparece de forma semejante como se representa a Dios en la escena de la Anunciación. El conjunto es detallista y naturalista.



3. Adoración de los magos. La Sagrada Familia aparece bajo un baldaquino de corte renacentista.



4. Disputa con los doctores. Aparece Cristo niño sentado en un trono en forma de hornacina dentro de una arquitectura renacentista y coronado por una moldura en forma de concha. Es el eje central alrededor del cual se distribuyen los doctores de la Ley.


5. Bautismo de Cristo. De nuevo Cristo y el Espíritu Santo forman el eje del relieve.


6. Las tentaciones de Cristo. Jesucristo aparece en alto como imponiéndose al diablo que aparece en un plano inferior y con los atributos de ángel y con cornamenta de carnero.



7. Expulsión de los mercaderes del Templo. Se amontonan las figuras en el lado derecho de forma tumultuosa. Marca mucho el movimiento con el brazo levantado de Cristo y los movimientos de los pliegues de los ropajes. La figura tendida en el suelo recalca la violencia del momento. Hay mucho expresionismo en el conjunto.




8. Jesús caminando sobre el agua y salvando a Pedro. El movimiento de la escena es tempestuoso, marcado por las olas sobre las que camina el Señor. San Pedro en el eje central aparece hundiéndose en las aguas. Tras ellos el barco que se mueve violentamente.



9. La Transfiguración. En un plano superior Cristo hablando con Moisés y Elías, en el plano inferior San Juan, San Pedro y Santiago contemplan la escena asustados.




10. La Resurrección del Lázaro.


11. La Entrada de Jesús en Jerusalén. Escena con gran cantidad de personajes y ambientación tanto vegetal como arquitectónica.


12. La Última Cena.



13. La Agonía en el Huerto.



14. Prendimiento de Cristo.



15. La Flagelación.



16. Jesús ante Pilatos.


17. Subida al Gólgota.



18. La Crucifixión.



19. La Resurrección.



20. Pentecostés.




A. San Juan Evangelista. Con su símbolo, el águila.


B. San Mateo. Con su símbolo, el ángel.



C. San Lucas. Con su símbolo, el toro.



D. San Marcos. Con su símbolo, el león.



E. San Ambrosio


F. San Jerónimo



G. San Gregorio



H. San Agustín.



San Juan Bautista (Bronce, 1412-1418, Ors San Michele, Florencia). Se trata de la primera obra que realiza para el gremio de artistas. En el Trecento cada gremio se le había asignado la tarea de llenar un nicho del edificio con una representación de su santo patrono. Sólo un pocos gremios habían cumplido a principios del siglo XV, obligando al ayuntamiento de la ciudad a establecer un plazo de diez años para estas obligaciones en 1406, lo que precipitó una serie de encargos, entre ellos este realizado a Ghiberti. Aquí vemos la imagen tal y como se encontraba antes de ser trasladada al museo en el interior. La realizó en un solo bloque, lo que supuso un gran riesgo para él ya que el tamaño es de 254 cm. En esta obra Ghiberti se muestra más como un seguidor del estilo internacional propio del Gótico, la figura frontal y casi inexpresiva, pero el tratamiento de ropajes y cabello ya nos indican una tendencia hacia el naturalismo y realismo propias del Renacimiento.



San Mateo (Bronce, 1419-1423, Ors San Michele, Florencia). Encargado a Ghiberti por el gremio de los banqueros. Esta obra ya nos muestra a un artista plenamente clásico, los únicos elementos góticos son el arco apuntado y la decoración de la hornacina. La figura bien podría representar a un filósofo griego por la técnica clásica de su realización, a ello se añade el movimiento de la figura que se consigue mediante el apoyo en una de las piernas mientras que la otra se encuentra en movimiento. También la mano derecha está en movimiento mientras que la izquierda abre un libro con el primer capítulo del Evangelio de San Mateo escrito en caligrafía clásica, rompiendo con las formas caligráficas del gótico. Vemos en la imagen la obra tal y como se encontraba antes de trasladarla al museo interior.


San Esteban (Bronce, 1428, Ors San Michele, Florencia). Otra de las esculturas realizadas por el artista para los gremios. En este caso vemos ya a un escultor plenamente renacentista.



Bautismo de Cristo (Bronce, 1417-1427, Catedral de Siena). Se trata de uno de los relieves que decoran la fuente bautismal del baptisterio de la Catedral en el que también trabajará Donatello.



“Puertas del Paraíso del Baptisterio de la Catedral de Florencia (Puerta Este, 1425-1452), compuesto de 10 episodios de Antiguo Testamento dispuestos en 10 grandes placas de relieve y representaciones de sibilas y profetas junto con pequeños bustos de bronce entre los que aparece su autorretrato. Las placas ya no están enmarcadas por el marco mixtilíneo propio del Gótico y cada una de ellas yuxtapone varias escenas que relatan cada historia del Antiguo Testamento, los retratos de cada figura se repiten en una misma placa de forma perfecta. De nuevo se trata de relieve pictórico con figuras en alto y medio relieve con mucha ambientación. Las decoraciones arquitectónicas le permiten el estudio del espacio. El nombre de “Puerta del Paraíso” lo puso Miguel Ángel después de contemplarlas.



Las placas se separan con cenefas de decoración vegetal y figurada, esculturas en hornacinas y los clípeos.





Las escenas pueden leerse de izquierda a derecha y de arriba a abajo.



1.- La Creación de Adán y Eva. Yuxtapone las escenas de la creación de Adán, la creación de Eva, la caída y la expulsión del Paraíso. Estudio del desnudo femenino y masculino estudiando el cánon.


2.- Caín y Abel. Muestra a los hermanos trabajando, la ofrenda de sacrificios, el asesinato de Abel y la conversación de Caín con Dios.



3.- Historia de Noé, con la escena de la borrachera de Noé, la construcción del Arca y la recolección de animales.



4.- La hospitalidad de Abraham y el sacrificio de Isaac. Podemos ver la evolución del artista en la manera en que representa el Sacrificio de Isaaac. El relieve se hace más marcado en la parte baja que en la alta. Hay estudio de la perspectiva en la superposición de los tres ángeles y las copas de los árboles que se proyectan. Las figuras se colocan en forma diagonal y vertical, buscando movimiento. Estudia el desnudo en el cuerpo de Isaac, buscando el cánon perfecto.



5.- Isaac con Esaú y Jacob. Las figuras se confunden con la arquitectura que ayuda al estudio de la profundidad. Las viste a la moda italiana renacentista (atemporalidad). Narra la historia de Esaú y Jacob y la lucha por la primogenitura de Jacob que la recibe finalmente de su padre Isaac.



6.- Descubrimiento de la copa dorada. Narra la historia de José y sus hermanos que lo vendieron como esclavo a Egipto, donde prosperó y acabó recibiendo a sus hermanos y a su padre Jacob y ayudándoles.


7.- Moisés. Recibiendo las tablas de la Ley.



8.- Josué



9.- David. Narra la victoria sobre Goliat.



10.- Salomón y la reina de Saba. Dentro de un marco arquitectónico gótico-renacentista realiza un conjunto muy pictórico, con un eje central en las figuras de Salomón y la Reina. La masa humana muestra individualización en las figuras que se colocan en diferentes puntos de vista.



Puerta del Sagrario(Hospital de Santa María la Nueva, 1550-1551). Muestra a Dios Padre bendiciendo. El resto del sagrario era de mármol, realizado por Bernardo Rossellino.



La representación frontal y hierática tiene mucha influencia de los iconos orientales.