sábado, 25 de abril de 2009

ARTE EGIPCIO ORIGEN, RELIGIÓN, CRONOLOGÍA Y ETAPAS (3.300 a. Cto.-siglo I d. Cto.)




La Egiptología surge como ciencia en el siglo XVIII, pero será el siglo XX el que revalorice todo lo egipcio por su gran modernidad a pesar de su antigüedad, ya que su linealidad y sencillez tienen gran aceptación en el arte de este siglo.

Egipto fue uno de los primeros pueblos que entró en la historia, ya que su escritura es una de las más antiguas ya descifrada. La traducción de la escritura jeroglífica egipcia se pudo realizar gracias al descubrimiento de la Piedra Roseta en la zona del Bajo Egipto por Champollion en 1799 (considerado como el primer egiptólogo. Se trata de un bloque de basalto negro de 1,14 mts. de altura por 0,72 mts. De ancho. Se trata de un decreto del siglo II a. Cto. En tres versiones: jeroglífica arriba, demótica en el centro (que es la lengua popular derivada del jeroglífico ) y griega abajo. Tras la caída de Napoleón los británicos la trasladaron al British Museum.




Egipto se convirtió pronto en un pueblo agrícola, a la vez que urbano, desarrollando formas políticas propias, siendo estas formas políticas características las que favorecen la aparición del arte. El Arte Egipcio es la manifestación de un poder autoritario que une en la figura del Faraón aspectos políticos y religiosos. Para ello tuvo mucha importancia el nacimiento de los Imperios Agrarios, que contribuyen al nacimiento de un mundo diferente basado en el nacimiento de pueblos, ciudades, regiones y estados cuya base social está fuertemente estratificada: hay un jefe político, un jefe religioso, una aristocracia unida a ellos. A partir de ese momento surgirán las manifestaciones artísticas.

Geográficamente, la cultura egipcia se aglutina en la Cuenca del Nilo, que es la zona más rica y fértil de Egipto. El sur del país es llamado Alto Egipto, la cuenca alta del río, zona principalmente agrícola; y la zona norte, en la que está la desembocadura del río, se denomina Bajo Egipto, que tendrá una gran influencia del resto de las culturas Mediterráneas y Asiáticas.

La población egipcia es de rasgos negroides, la llamada población Camita, y así serán también los propios faraones, aunque su piel fue diferenciándose dado que solían contraer sus primeros matrimonios, aquellos que más importancia tenían y de los que surgía el heredero, con mujeres de origen asiático, de la zona de Mesopotamia. El faraón tiene en sus manos todos los poderes del reino, el político, religioso, militar, jurídico, administrativo, económico, etc. con lo que deducimos que se da una fuerte centralización estatal.

La sociedad está muy estratificada socialmente, siendo los sacerdotes y aristócratas los que más poder tienen sobre el Faraón. Un segundo plano lo ocupan los letrados, escribas, arquitectos, etc. y por último el pueblo. Como clase aparte y sin consideración están los esclavos.

LA FORMACIÓN DEL ESTADO EGIPCIO

Egipto se encontraba dividido en una serie de cantones, hasta que lentamente se consolida la unidad iniciándose las dinastías egipcias bajo el poder de una monarquía centralizada.

Al igual que en la mayoría de las civilizaciones antiguas, hay una gran relación entre poder monárquico y religioso, ya que reconoce que todo poder humano debe aceptar un poder divino encarnado en la figura del faraón. El Faraón es a su vez un dios, identificado con Ra, el dios del sol, cuyo nombre deriva en diferentes formas como Amón y Atón. Para ello se crean una serie de atributos propios de los dioses y que adornarán al Faraón, que a su vez lleva atributos políticos, se trata de las Tiaras ó Mitras.

- Mitra Blanca: símbolo del poder sobre el Alto Egipto (Sur de Egipto).




- Mitra Roja: Símbolo de poder sobre el Bajo Egipto (Norte de Egipto).





La Serpiente: Situada en las mitras, símbolo de la divinidad.

El Faraón, como unificador de poderes, lleva una mitra que une la del Alto y Bajo Egipto, decorada con la serpiente. Esta mitra suele adornar también algunas figuras de dioses.


Los sacerdotes tienen un papel importante en la vida del país, así como la aristocracia que tenía un peso tal que llegaron a crear una sociedad feudal a espaldas del faraón y que tendrá que ser eliminada por éste.

Existirá también una especie de clase media formada por letrados, escribas, arquitectos (aunque algunos de estos llegaban a tener gran poder y cercanía con el faraón, como Inhotep),... por debajo de ellos el pueblo, los agricultores, obreros, pescadores, comerciantes. Y en último escalón social los esclavos.


LA RELIGIÓN

La religión está íntimamente unida a la vida diaria del hombre egipcio, así como a la política. El egipcio cree en la vida después de la muerte, aunque en las épocas más antiguas de la civilización egipcia, la vida después de la muerte se limitaba al Faraón. Con el paso del tiempo la vida eterna fue ampliándose a los diferentes estratos sociales. Cada Cantón o Región tenía su dios mayor y dioses menores, lo que hace pensar en una tendencia al monoteísmo.

Pero tras conseguirse la unidad de Egipto, quedará un único dios mayor para todo el país, que será Amón-Ra, dios del sol, también conocido como Atón (disco solar) y que tendrá a su servicio toda una dinastía religiosa con grandes privilegios dentro del estado. A su alrededor se creará una infraestructura económica que influirán en la estructura política.




Otros dioses importantes son:

Horus, identificado con el sol naciente, es representado con un halcón.



Osiris, dios de la inmortalidad y la luz, representado por un hombre.


Isis, esposa de Osiris, madre de Horus, representada por una mujer.




Hathor, esposa de Horus, hija de Ra, representada por una mujer con cuernos o una vaca.



Anubis, símbolo de la vida eterna y la momificación, representado por un chacal.




Set, hermano de Osiris, dios de las tinieblas.




Apis representado por un buey.




Alrededor de la religión egipcia se construyó todo un ritual funerario, para ello se realizaba una imagen que representaba al difunto, Ka, en la que entraba el espíritu del muerto. Esta representación asegura la existencia del fiel después de la muerte, se realiza en el momento de su nacimiento y en ella se graba su nombre así como una oración, se considera así que la propia figura ora a los dioses por la salvación del fiel.



Poco después se llega a la momificación del cuerpo del difunto, que no necesitará ya entrar en otro cuerpo o representación. El proceso de la momificación requiere también de un ritual: se sacan las vísceras del cuerpo del difunto y se reliza una ceremonia de apertura de la boca por la que sale el alma del difunto. Así el interior de las tumbas se convierte en un hogar habitable.



Pero no todo el mundo puede beneficiarse de la momificación, la mayoría de la población de Egipto recurría a levantar una losa a Osiris junto a la tumba y escribían su nombre para no ser olvidados.

El culto a los muertos se lleva a tal punto de realizar ritos diariamente.

"El Libro de los Muertos", será elemento clave en este rito de la vida después de la muerte, ya que era el manual para poder acceder a la vida eterna. En él se indican los pasos a seguir, y el difunto tiene que tenerlo junto a él para poder acceder a la otra vida. La gente del pueblo al morir solía ser lanzada al río Nilo enrollado en el Libro de los Muertos, si alguien quería hacer la faena a otro no tenía más que enterrarlo sin él.


El libro relata los ritos que seguirá el difunto tras la muerte, y es una guía para poder seguirlos adecuadamente. Primero se produce el “Juicio de Osiris”, éste dios preside el juicio al difunto rodeado por 40 dioses asesores. Anubis se encarga de pesar el corazón del difunto y ver así si las buenas obras pesan más que las malas, mientras que los monstruos de la muerte esperan para devorar el corazón si resulta condenado.

DIVISIÓN CRONOLÓGICA

Hay que tener en cuenta que las fechas varían según los autores, pero daremos las fechas más probables y aceptadas:

- Predinástico ó Época Tinita: 3.300-2.660 a. Cto. Abarca también la I y II Dinastías.

- Imperio Antiguo: 2.660-2.200 a. Cto. Abarca de la III a la VI Dinastía, con capital en Memphis.

- I Período Intermedio: 2.200-2.040 a. Cto. Abarca de la VII a la X Dinastías. De escaso interés artístico

- Imperio Medio: 2.040-1.700 a. Cto. Abarca las Dinastías XI a XIV, con capital en Tebas.

- II Período Intermedio: 1.700-1.580 a. Cto. Coincide con la invasión de los Hicsos. De la dinastía XV a la XVII.

- Imperio Nuevo: 1.580-1.090 a. Cto. Abarca las dinastías XVIII-XX. Es el período de esplendor.

- Baja Época: de 1.090-330 a. Cto. Se divide en:
  1. Período Saíta: Dinastías XXI-XXVI, capital en Saix.
  2. Dominación Persa: Desde el 525 a. Cto. hasta el año 330 a. Cto.
- Período Ptolemaico: desde 330 a. Cto hasta en año 30 a. Cto.

- Período de dominación romana, aunque sin ser parte del Imperio hasta el 30 d. Cto. Abarca desde el 30 a. Cto. hasta el siglo IV d. Cto.

Para Un análisis detallado pincha el enlace:

BIBLIOGRAFÍA
  • Kurt Lange, “Egipto” Ed. Herrero, Méjico, Plaza y Janés.
  • J. Pirenne, “Historia de la Civilización en Egipto”, Ed. Éxito, Barcelona.
  • Michalovsky, “Arte y Civilización en Egipto” Ed. Gustavo Gili, Barcelona.
  • Wilson, “La Cultura Egipcia” Fondo de Cultura Económica, Méjico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada